¡Soy la nueva musa!
Muse University - The Local Muse






¡Hola amigos! Quisiera platicarles de lo que ha sido mi experiencia hasta ahora, y lo que seguirá siendo este año al participar en un proyecto llamado Muse University con dos mujeres importantes que están marcando a México con su proyecto The Local Muse www.thelocalmuse.com


En Marzo de este año, The Local Muse lanzó un concurso el cual invitaba a toda mexicana emprendedora con algún proyecto propio en operación, a participar por consultoría gratuita patrocinada por Banregio. Lo que tenías que hacer era grabar un video con tus datos, información de tu proyecto y por qué querías ser la nueva musa y recibir consultoría. Sin pensarlo dos veces escribí el guión de mi video, tomé mi cámara y lo edité junto con otras escenas y tomas de mi proyecto.


Fue enorme la sorpresa al saber que entre tantos proyectos, el mío, Rodina Yoga, había sido el seleccionado para ser protagonista de su primera temporada en Muse University.





Nuestra primera junta fue el Lunes 10 de abril en el café La Mora Rosa en Punto Central. Feliz de conocer a Laura Rodríguez, nos sentamos a platicar de cómo funcionaría la dinámica, hablar de mis mats, cómo comencé, datos que necesitaba saber de mi empresa, etc. Fue una junta de 2 horas con una rápida aparición de una persona increíble que también tuve el gusto de conocer, Pedroluiz Ibarra, director del área de Conexión Banregio, quien me explicó de que tratan las consultorías, los temas que vería, duración del programa, etc. A la par de esto se grabarán pequeñas cápsulas con temas relevantes para todos los emprendedores de México que seguro les servirán tanto como a mi.


Hoy 13 de abril tuve mi segunda junta con Laura en el deportivo San Agustín, junto con otro café le expliqué más a fondo mis números, ventas, costos, competencia y otros datos de la empresa que ella desconocía. Creando un perfil que pueda entregarle al consultor encargado de mi proyecto y así conocerme mucho más. Lo que se me hizo muy padre fue su interés por preguntarme qué es lo que más quisiera aprender de cada área y qué temas me urgían conocer.


Con solo dos juntas me siento afortunada y bendecida de poder tener esta oportunidad tan grande para mi y mi proyecto. Me dan ganas de trabajar y seguir compartiendo mis experiencias para los que puedan relacionarse con mi situación. Sé que será un gran proyecto, felicito a The Local Muse, Life Is Too Short y Banregio por esta gran iniciativa y ganas de apoyar al talento mexicano.


Lo mejor,
Daniela

Emprendiendo un proyecto


lavidadeunproyecto-09

Trabajos inútiles antes de ser diseñadora

 

fun

 

No siempre diseñé. Mi primer trabajo fue a los 16 años en una empresa de tecnología que daba servicio a cliente por teléfono. Recuerdo que entré a la capacitación, un periodo pagado que duraba un mes para después comenzar a trabajar. Entré porque mi mejor amigo también aplicaba. Estuve la capacitación y duré 2 días contestando llamadas.

A la par de esto, tuve una época donde participé en un par de pasarelas y eventos de maquillaje donde modelaba. Mataría por encontrar la sesión de fotos cuando terminé mi taller de “aprende a modelar y obtén un book profesional”. Mamá, ¿dónde estabas para detenerme?.

 

helados

 

A los 18, se me hacían cool los chavos que trabajaban en tiendas de ropa, así que apliqué a una, Hollywood Rock, un lugar con look punk donde vendían marcas como Ed Hardy, Seven Jeans, True Religion (no sabía que se pondría de moda en la escena narco-buchón). Me contrataron casi de inmediato, había clientes de todo tipo, gente normal, gringos, “pimps”, señoras que gastaban $40k en una visita. Una vez un señor me dijo que era el manager de Madonna. Trabajé doblando ropa, atendiendo clientes y cambiándole al ipod. Renuncié un mes después. La tienda ya no existe.

 

Casi terminando mi carrera, comencé mis prácticas profesionales en una revista de bodas donde recortaba imágenes en photoshop, me sentía Lauren Conrad y presumía que trabajaba en una revista donde no me dejaban hacer casi nada. Duré 3 meses y pasé mi cumpleaños número 21 ahí.

hola

 

Fun fact: cobré mi primer logotipo en $200 pesos que se me perdieron una hora después. Nunca se guarden dinero en el pantalón.

danyfacultad

 

Con 21 años recién cumplidos me gradué de la facultad. Era hora de encontrar un trabajo real en un estudio de diseño. Después de varias entrevistas y sin mucho éxito apliqué a un lugar donde hacían impresiones en playeras, tazas, bolsas, por medio de sublimación. Sin mucha opción en mis manos y con mis padres encima entré a trabajar bajando diseños de un banco de fotos y los mandaba a imprimir. Ese era mi pan de cada día. Me pagaban $20k al mes. A pesar del buen sueldo, no podía seguir en un trabajo donde no aprendía de nadie ni ponía en práctica mi creatividad. A los 3 meses dije adiós.

videovdwo

A los 20 años grabé un video musical para una banda de punk rock local. El video salió en televisión nacional. 

Unos meses después comencé a trabajar en un estudio de diseño cool donde estaría rodeada de diseñadores talentosos con ganas de trabajar y crear cosas nuevas. Trabajé 3 años llevándome conmigo risas, llantos y una experiencia laboral increíble. Fueron los maestros que nunca tuve.

 

gentecool

 

Sin empleo y sin dinero decidí emprender mi propio estudio junto a uno de mis mejores amigos. El proyecto duró un año, una experiencia que me hizo darme de alta en hacienda, conocer sobre contabilidad (sigo sin entender), tratar con clientes, hacer facturas, “pitchear” proyectos y controlar mi temperamento. Con una foto de telenovela y sin estudio regresé a donde estaba. Sin nada.

 

tachisydany

 

2016, comencé a trabajar para un festival de música medio tiempo y el restante lo invertía en mis propios clientes y proyectos. El día que más me divertí trabajando fue realmente, el día del festival. Backstage, bandas, alcohol gratis. Honestamente no soy mucho de festivales como espectadora, me canso súper rápido de la gente, así que tener acceso al trailer que nos asignaron para esconderme un rato estaba de lujo. Se terminó el festival, acabó mi contrato y mi trabajo.

Ahora estando sola sé qué quiero y qué no quiero hacer. Espero que les sirva a ustedes también:

 

screen-shot-2016-11-27-at-9-34-44-pm

 

Cierro esta entrada deseándoles buen inicio de semana, espero que estén trabajando en lo que de verdad aman y si no es así que ya estén en proceso para lograrlo.

Y cuéntenme cuáles han sido sus trabajos inútiles que los guiaron para saber qué no hacer!

 

Lo mejor,

Daniela.

Sola en Nueva York


10505308_10154543507405234_6262500359217082041_n


Tenía 24 años cuando me aventuré a viajar sola por primera vez. Había renunciado a mi trabajo (por fin), tenía dinero y quería despejarme antes de decidir el siguiente paso en mi vida laboral. Agarre mis cosas y me fui 10 días a la ciudad con más estímulos y ruido posible: Nueva York.

Era también mi primera vez usando Airbnb, una página en internet donde puedes reservar para quedarte en casa de alguien más, siendo Nueva York tan caro, reservé un departamento donde vivía una pareja en Lower East Side. Recuerdo que llegué al departamento y no había nadie, mi host Lindsy tardó media hora en llegar y después de enseñarme mi cuarto me dijo: “¿Quieres ir a un bar?”. En mi cabeza planeaba darme un baño y salir más tarde pero no quería perder la oportunidad de conocerla. Eran las 5 de la tarde y yo estaba ya caminando por las calles de China Town junto a una desconocida buscando un bar. Ese día me presentó varias personas, cenamos y terminamos en un speak easy llamado Backroom que casualmente se encontraba debajo de nuestro edificio. Tomamos alcohol en tazas.


drunk

Al día siguiente tenía un tour por Parsons School reservado, así que tomé el metro y me dirigí a la escuela, no sin antes desayunar unos waffles en un pequeño local en la esquina de mi cuadra. Estando en Parsons, conocí a María, una chica colombiana quien tomó el tour conmigo y terminamos paseando toda la tarde. Dieron las 4 pm, nos despedimos y cada quien siguió su camino por la ciudad.

Mi idea de conocer Nueva York no era precisamente turistear pero sí quería conocer algunos lugares, así que empece por Empire State donde mi experiencia fue subir no sé cuantos pisos para estar 10 minutos contemplando la ciudad, pedir una foto e irme. Igual sucedió en Times Square, un tiempo sentada en las escaleras rojas viendo a todos tomarse selfies para después regresar a la zona donde me hospedaba y buscar plan nocturno.

Esa noche, Lindsy me invitó a una galería de arte donde conocí a Brandyne y a Liam, dos locales que aparentemente estaban ahí por la misma razón que yo: tomar y socializar. Después de la galería ambos me llevaron de bar hopping donde conocí muchos lugares y personas increíbles. Al día siguiente, fuimos al departamento de Liam donde vimos Bob Esponja un rato antes de volver a salir. Paseamos por Wall Street y me comí una hamburguesa en Shake Shack.


ambos

 

tiendascool

Mis días sola caminaba por Soho, tomaba café en Central Park, comía en Katz, Cafe Gitane y The Meatball Shop. Pero nada como conocer a las personas que viven, trabajan y saben como divertirse en la ciudad. Para mi era lo más preciado y hermoso de estar ahí.

Mi viaje cerró con una fiesta “Friends & Family” de Luke James en el último piso de Le Parker Meridien, solo les puedo decir que era la única mexicana bailando Hot Nigga de Schmurda con un montón de desconocidos. No lo cambio por nada.


¿Y ustedes, a dónde han ido o quisieran ir solos?


Lo mejor,

Daniela.