Sola en Nueva York


10505308_10154543507405234_6262500359217082041_n


Tenía 24 años cuando me aventuré a viajar sola por primera vez. Había renunciado a mi trabajo (por fin), tenía dinero y quería despejarme antes de decidir el siguiente paso en mi vida laboral. Agarre mis cosas y me fui 10 días a la ciudad con más estímulos y ruido posible: Nueva York.

Era también mi primera vez usando Airbnb, una página en internet donde puedes reservar para quedarte en casa de alguien más, siendo Nueva York tan caro, reservé un departamento donde vivía una pareja en Lower East Side. Recuerdo que llegué al departamento y no había nadie, mi host Lindsy tardó media hora en llegar y después de enseñarme mi cuarto me dijo: “¿Quieres ir a un bar?”. En mi cabeza planeaba darme un baño y salir más tarde pero no quería perder la oportunidad de conocerla. Eran las 5 de la tarde y yo estaba ya caminando por las calles de China Town junto a una desconocida buscando un bar. Ese día me presentó varias personas, cenamos y terminamos en un speak easy llamado Backroom que casualmente se encontraba debajo de nuestro edificio. Tomamos alcohol en tazas.


drunk

Al día siguiente tenía un tour por Parsons School reservado, así que tomé el metro y me dirigí a la escuela, no sin antes desayunar unos waffles en un pequeño local en la esquina de mi cuadra. Estando en Parsons, conocí a María, una chica colombiana quien tomó el tour conmigo y terminamos paseando toda la tarde. Dieron las 4 pm, nos despedimos y cada quien siguió su camino por la ciudad.

Mi idea de conocer Nueva York no era precisamente turistear pero sí quería conocer algunos lugares, así que empece por Empire State donde mi experiencia fue subir no sé cuantos pisos para estar 10 minutos contemplando la ciudad, pedir una foto e irme. Igual sucedió en Times Square, un tiempo sentada en las escaleras rojas viendo a todos tomarse selfies para después regresar a la zona donde me hospedaba y buscar plan nocturno.

Esa noche, Lindsy me invitó a una galería de arte donde conocí a Brandyne y a Liam, dos locales que aparentemente estaban ahí por la misma razón que yo: tomar y socializar. Después de la galería ambos me llevaron de bar hopping donde conocí muchos lugares y personas increíbles. Al día siguiente, fuimos al departamento de Liam donde vimos Bob Esponja un rato antes de volver a salir. Paseamos por Wall Street y me comí una hamburguesa en Shake Shack.


ambos

 

tiendascool

Mis días sola caminaba por Soho, tomaba café en Central Park, comía en Katz, Cafe Gitane y The Meatball Shop. Pero nada como conocer a las personas que viven, trabajan y saben como divertirse en la ciudad. Para mi era lo más preciado y hermoso de estar ahí.

Mi viaje cerró con una fiesta “Friends & Family” de Luke James en el último piso de Le Parker Meridien, solo les puedo decir que era la única mexicana bailando Hot Nigga de Schmurda con un montón de desconocidos. No lo cambio por nada.


¿Y ustedes, a dónde han ido o quisieran ir solos?


Lo mejor,

Daniela.