Trabajos inútiles antes de ser diseñadora

 

fun

 

No siempre diseñé. Mi primer trabajo fue a los 16 años en una empresa de tecnología que daba servicio a cliente por teléfono. Recuerdo que entré a la capacitación, un periodo pagado que duraba un mes para después comenzar a trabajar. Entré porque mi mejor amigo también aplicaba. Estuve la capacitación y duré 2 días contestando llamadas.

A la par de esto, tuve una época donde participé en un par de pasarelas y eventos de maquillaje donde modelaba. Mataría por encontrar la sesión de fotos cuando terminé mi taller de “aprende a modelar y obtén un book profesional”. Mamá, ¿dónde estabas para detenerme?.

 

helados

 

A los 18, se me hacían cool los chavos que trabajaban en tiendas de ropa, así que apliqué a una, Hollywood Rock, un lugar con look punk donde vendían marcas como Ed Hardy, Seven Jeans, True Religion (no sabía que se pondría de moda en la escena narco-buchón). Me contrataron casi de inmediato, había clientes de todo tipo, gente normal, gringos, “pimps”, señoras que gastaban $40k en una visita. Una vez un señor me dijo que era el manager de Madonna. Trabajé doblando ropa, atendiendo clientes y cambiándole al ipod. Renuncié un mes después. La tienda ya no existe.

 

Casi terminando mi carrera, comencé mis prácticas profesionales en una revista de bodas donde recortaba imágenes en photoshop, me sentía Lauren Conrad y presumía que trabajaba en una revista donde no me dejaban hacer casi nada. Duré 3 meses y pasé mi cumpleaños número 21 ahí.

hola

 

Fun fact: cobré mi primer logotipo en $200 pesos que se me perdieron una hora después. Nunca se guarden dinero en el pantalón.

danyfacultad

 

Con 21 años recién cumplidos me gradué de la facultad. Era hora de encontrar un trabajo real en un estudio de diseño. Después de varias entrevistas y sin mucho éxito apliqué a un lugar donde hacían impresiones en playeras, tazas, bolsas, por medio de sublimación. Sin mucha opción en mis manos y con mis padres encima entré a trabajar bajando diseños de un banco de fotos y los mandaba a imprimir. Ese era mi pan de cada día. Me pagaban $20k al mes. A pesar del buen sueldo, no podía seguir en un trabajo donde no aprendía de nadie ni ponía en práctica mi creatividad. A los 3 meses dije adiós.

videovdwo

A los 20 años grabé un video musical para una banda de punk rock local. El video salió en televisión nacional. 

Unos meses después comencé a trabajar en un estudio de diseño cool donde estaría rodeada de diseñadores talentosos con ganas de trabajar y crear cosas nuevas. Trabajé 3 años llevándome conmigo risas, llantos y una experiencia laboral increíble. Fueron los maestros que nunca tuve.

 

gentecool

 

Sin empleo y sin dinero decidí emprender mi propio estudio junto a uno de mis mejores amigos. El proyecto duró un año, una experiencia que me hizo darme de alta en hacienda, conocer sobre contabilidad (sigo sin entender), tratar con clientes, hacer facturas, “pitchear” proyectos y controlar mi temperamento. Con una foto de telenovela y sin estudio regresé a donde estaba. Sin nada.

 

tachisydany

 

2016, comencé a trabajar para un festival de música medio tiempo y el restante lo invertía en mis propios clientes y proyectos. El día que más me divertí trabajando fue realmente, el día del festival. Backstage, bandas, alcohol gratis. Honestamente no soy mucho de festivales como espectadora, me canso súper rápido de la gente, así que tener acceso al trailer que nos asignaron para esconderme un rato estaba de lujo. Se terminó el festival, acabó mi contrato y mi trabajo.

Ahora estando sola sé qué quiero y qué no quiero hacer. Espero que les sirva a ustedes también:

 

screen-shot-2016-11-27-at-9-34-44-pm

 

Cierro esta entrada deseándoles buen inicio de semana, espero que estén trabajando en lo que de verdad aman y si no es así que ya estén en proceso para lograrlo.

Y cuéntenme cuáles han sido sus trabajos inútiles que los guiaron para saber qué no hacer!

 

Lo mejor,

Daniela.